la tribuna económica

Rogelio / Velasco

Reguladores, regulados y proximidad geográfica

LOS gobiernos nunca son completamente independientes de los grupos de intereses particulares. Esto es especialmente cierto cuando bajamos del nivel de los ministerios, al inmediatamente inferior de los organismos reguladores, y lo que es válido para la administración central, lo es también para los niveles regionales y locales.

Los organismos reguladores se crearon para fomentar la competencia en los mercados y garantizar el cumplimiento de las leyes y normas que configuran el marco jurídico de actuación de las empresas del sector, que conduce también en algunos casos a ejercer labores de inspección y control de las mismas.

Para el ejercicio correcto de estas funciones, resulta clave la independencia de esos organismos, para evitar la "captura" de los reguladores por los regulados, como nos ilustró George Stigler. Si esa captura se produce, los intereses individuales de las empresas reguladas se superponen al interés general, dando pábulo a situaciones de poder monopolístico, cartelización por parte de un reducido número de empresas y a situaciones no competitivas que generan abusos.

La independencia y buen funcionamiento de los organismos reguladores son claves para que las economías de mercado generen unos efectos distributivos sobre la sociedad y que respondan a los resultados derivados de la competencia y del progreso tecnológico.

Una de las decisiones mas importantes que tiene que adoptar la UE es el de las competencias reguladoras e inspectoras del BCE sobre las entidades financieras europeas. España, Francia e Italia quieren acelerar el proceso al máximo, de manera que a principios del próximo año exista una única autoridad bancaria que regule la actividad, inspeccione a las entidades y garantice los depósitos, sustituyendo a las autoridades monetarias de cada país. La competencia sobre liquidación de entidades abriría la puerta a la recapitalización directa, sin computar en la deuda de los Estados.

Suecia se niega, por estar fuera del euro y confiar plenamente en las capacidades para controlar sus propias entidades. Alemania quiere dejar fuera del control del BCE a las cajas de ahorros regionales y locales, plagadas de problemas y controladas por los länder.

El caso mas singular es el de Reino Unido. Además de encontrarse también fuera del euro, allí se ubica la European Banking Authority. Es el organismo comunitario encargado de velar por la transparencia de los mercados y productos financieros, promover la competencia y salvaguardar los intereses de inversores y depositantes. Las nuevas atribuciones del BCE socavarían el papel de la EBA, que se está moviendo para preservar su papel.

Uno de los mayores errores de la UE, ha sido el de instalar pared con pared de la City a este organismo regulador. La City es un lobby muy poderoso, que cuenta con su propio alcalde, con un presupuesto anual de 100 millones de libras para defender los intereses de sus asociados. Intereses que, como la historia financiera nos muestran, no coinciden con los generales de la economía. De allí salieron buena parte de los productos derivados que han producido la catástrofe financiera que todavía padecemos.

Esa proximidad entre la EBA y la City solo augura mayores problemas para el futuro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios