BREVIARIO

Alejandro V. García

Repugnancia

E L degradante linchamiento judicial de Baltasar Garzón entra esta semana en su fase más aguda. El magistrado será juzgado en el Supremo por intentar esclarecer la responsabilidad por los crímenes del franquismo. Dice Aministía Internacional que "jamás puede considerarse como delito la investigación de violaciones de derechos humanos, aun si para ello es necesario dejar de lado una ley de amnistía u otras normas relativas a la prescripción de los delitos". Demos un paso más. Aceptemos que el tanta veces controvertido magistrado erró y que por eso fue corregido oportunamente por una instancia superior. ¿Errar equivale siempre a prevaricar? ¿Cuántos jueces cuyas decisiones han sido enmendadas por tribunales superiores han sido acusados de forzar la ley? Hay mucha intencionalidad en el ataque a Garzón. Intencionalidad política e intencionalidad corporativa. De otro modo no hay manera de explicar cómo ha podido prosperar la demanda de un falso sindicato ultraderechista hasta llegar al capítulo degradante que se abre el martes. Pero lo más peturbador es que hay mucha gente (políticos, jueces, periodistas) preparada para celebrar como un triunfo personal e ideológico, algo así como la ejecución de una vengaza a través de un tribunal interpuesto, la condena del magistrado. No les repugna. En fin, confiemos en la justcia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios