la ciudad y los días

Carlos Colón

Retorno a 1812

DE Carme Chacón se espera menos incluso de lo poco que ella ofrece en sus discursos. Cada vez que abre la boca echa una paletada sobre sus posibilidades de ser líder del PSOE. Salvo que estos disparates le valgan para que el muy disparatado y debilitado PSOE actual opte por hacerse el harakiri eligiéndola. Su penúltima salida del tiesto ha sido sumarse a la campaña contra el Tribunal Supremo -al que la izquierda mediática, intelectual y política viene acusando de fascista y linchador- afirmando: "Le digo alto y claro que algo está fallando si tenemos a un juez como Garzón persiguiendo un caso de corrupción o tratando de investigar los crímenes del franquismo, sentado en el banquillo".

Ella sabe, y si no lo sabe es aún peor, que a Garzón no se le juzga ni por perseguir un caso de corrupción ni por investigar los crímenes del franquismo. Ignora lo que debería saber o miente para excitar sentimientos primarios. Es muy grave que quien aspira a tan altas responsabilidades actúe tan irresponsablemente.

Como es desolador que du coté de chez Rubalcab, donde sí hay más inteligencia y experiencia, se digan burradas como la rebuznada hace unos días por quien, tras darle al PSOE los peores resultados electorales de su historia, se le ofrece ahora como salvador. Dijo don Alfredo: "Hoy nos hemos encontrado con la verdadera cara del PP; están ahí, esa es la derecha española que ofrece a las mujeres un retroceso de 30 años, con la reforma de la ley del aborto, y 200 años de retraso a todos los españoles en derechos en materia de justicia".

Ajustemos las cuentas. Si se ponen límites al aborto las mujeres saltan a los años 80 en los que, por cierto, gobernaba el mismo González que ahora apoya a Rubalcaba. Y si nos igualamos a los países más democráticos y desarrollados en materia de justicia -porque todos ellos contemplan la cadena perpetua revisable- saltamos a 1812, el año de la muy celebrada Constitución gaditana.

¿De verdad cree el señor Rubalcaba, aun admitiendo las exageraciones de la retórica, que estas reformas legales nos arrojarían al año de la Pepa, la Obertura de Chaikovski, el nacimiento de Dickens o la batalla de Borodino? ¿Ni Carme Chacón ni Alfredo Pérez Rubalcaba son conscientes de la situación de la España de los 5,3 millones de parados? ¿Ignoran lo que todos sabemos, nadie se atreve a decir en voz alta y el micrófono indiscreto captó cuando Rajoy se lo decía a su colega holandés: que aún falta lo más duro?

Ciertamente no creen que el Supremo linche o que se pueda retroceder doscientos años, ni ignoran que lo peor está por llegar. Mienten, exageran y deforman por ambición e intereses partidistas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios