editorial

Retroceso como ciudad de eventos

A la vez que España se consolida como el tercer país del mundo que acoge y organiza mayor cantidad de congresos y convenciones de asociaciones de ámbito internacional, Sevilla retrocede sobremanera en la captación de esos eventos, tan deseados por todas las ciudades dado el elevado nivel de gasto turístico de las personas que a ellos acuden. En un solo año cae del puesto 99 al 196 en la tabla mundial de este sector. Y la endeble respuesta que dan a bote pronto los responsables concernidos por la revelación, desde estas páginas, del informe anual del International Congress and Convention Association (ICCA), refleja la gravedad de la pérdida de competitividad en Sevilla. De entrada, culpan a la crisis económica, cuando Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao crecen mucho internacionalmente en esa actividad. Burda excusa. ¿En el resto de España no hay crisis? También se escudan en la falta de vuelos regulares de compañías que no sean aerolíneas de bajo precio. Pero esa es la tendencia en muchos destinos aéreos que sí están captando más eventos. Y, además, el Consorcio de Turismo de Sevilla se desacredita a sí mismo alegando que el estudio del ICCA no es fidedigno porque el Ayuntamiento no contabiliza ni es informado de todos los congresos y convenciones que captan y/o promueven las cadenas hoteleras y las agencias de viajes. Si no saben procesar ni lo más fácil, que es tomar nota de lo que acontece, la realidad se perfila aún con más tozudez: desde que Sevilla no tiene el monopolio del destino tren de alta velocidad en relación a Madrid, se ha dejado comer el terreno en España. Durante quince años gozó de ese factor diferencial, y ha sesteado viviendo de rentas que tapaban la mala gestión de la marca Sevilla. La inauguración del rutilante Palacio de Congresos al lado de Fibes es condición necesaria pero no suficiente para cambiar las tornas. El liderazgo lo da la profesionalidad, no la acumulación de edificios. La nueva Corporación municipal tiene que estudiar bien todos los errores y carencias para definir a qué ciudades europeas debe Sevilla equipararse en su remontada turística.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios