La ventana

Luis Carlos Peris

Rigurosidad y diligencia no casan en Justicia

DECÍA, rompiendo a pragmático, un meticuloso que llegó a los altares no hace mucho que lo mejor es enemigo de lo bueno y podría haber añadido la propina de que bien está lo que bien acaba. Bueno, pues resulta que los jueces que nos cogen más cerca ya han dicho que en adelante primará la meticulosidad sobre la diligencia, que serán más cuidadosos con su tarea aunque esa tarea se ralentice todavía más de lo que está. Ahora que incluso se está a punto de llegar a una solución zarrapastrosa en el Caso Malaya con el fin de paliar el atasco que ha propiciado en los cajones de la justicia malagueña, aquí adelantan los ropones que toda fase de ejecución será estudiada con más meticulosidad, que lo de Mari Luz ha sido demasiado doloroso y la herida anda todavía muy fresca. Por lo visto, lo de aunar rigurosidad y diligencia, meticulosidad y rapidez, andan ala greña, conque a esperar tocan, paciencia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios