Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

'Rips fussion'

LOLA Lemos, la veterana actriz fallecida esta semana, ya era en los años 70 una venerable abuelita. Ella interpretó a la madre de Curro Jiménez y unos malvados la asesinaban para que el bandolero de Sancho Gracia saliera de su guarida serrana. A una generación analógica, criada sin youtubes ni emules, el capítulo dominical de Curro Jiménez era el tebeo de remate de la semana. En el salón las parentelas jaleaban las venganzas de Curro por su propia mano tras haber enterrado lacónicamente a aquella abuelita, que en la vida real le dio tiempo a ver cómo evolucionaron las series en una televisión revolucionada.

Unas cuantas revueltas, con la batidora del sensacionalismo, le añadió al medio Julián Lago con La máquina de la verdad, con unas cuantas ideas importadas de lo más comercial de Estados Unidos, del programa de Jerry Splinger, el que descubrió que a los programas de testimonios o debates le iban estupendamente los puñetazos en directo. Lago tuvo una vida novelera y momentos novelescos, como su recóndita muerte. Un tipo que azuzó el amarillismo en sus revistas ahora verá desde alguna parte cómo remueven sus cenizas con dimes, diretes, idas y venidas de herencia. Ni siquiera el tipo que abrió la caja de Pandora, es decir, La máquina de la verdad, se merece tal tratamiento después de muerto en los programas de Mariñas o JJ Vázquez.

También ha fallecido la pregonada fusión Cuatro-La Sexta, Sogecable-Mediapro & Friends, Coca Cola-Pepsi Cola. No se han podido cruzar los genes de un dinosaurio felipensis y una evolucionada especie zetaperiensis. La incompatiblidad es el coste de un mamotreto nacido a finales de los 80 respecto a ágiles empresas con el nuevo siglo. Incompatibilidad de caracteres, pese a que se parecen en el color. El del dinero del fútbol.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios