desde mi córner

Luis Carlos Peris

La Roja se digna visitar Sevilla

Ahora que está requerida por todos se debiera tener en cuenta que hace treinta años aquí fue regenerada

VUELVE la selección nacional a Sevilla y lo hace como campeón del mundo, qué distinto a cómo llegó cuando Miguel Muñoz la eligió como escenario fijo de cara a su regeneración. La selección es ahora objeto de deseo en todos los rincones de nuestra piel de toro, que hasta el País Vasco se columbra como posible punto de acogida. Ahora le apetece a todos ver a La Roja in situ y nosotros no podemos ser menos, pero a nosotros nos invade la nostalgia por contar tan a cuentagotas, tan de habas a caracoles, tras haber lucido con un entusiasmo no correspondido la camiseta número 12 y en tiempos en que el resto miraba hacia otra parte.

Tres años largos hace que no venía por aquí el equipo nacional y se cumplen ya diecisiete los años que no disputa un partido oficial en Sevilla. Fue aquel España-Armenia en Heliópolis en que la afición bética le recriminó a Clemente que no le diera minutos a Cuéllar, que se llevó calentando todo el tiempo, y a lo que el seleccionador respondió acabando con la condición de Sevilla como sede. Tres partidos luego en la Cartuja, el choque con Inglaterra en Nervión, todos amistosos, por supuesto, y ahora retorna La Roja campeona como nunca y en loor de multitud como siempre que se dignó venir por estos pagos para ser llevada en volandas a lo mejor.

Como para no tirar de nostalgia ahora que todos se pelean por ejercer de anfitriones de un equipo al que da gloria verlo jugar. Nostalgia que se acentúa al recordar aquellas concentraciones en Oromana y las convivencias con futbolistas y técnicos para que las tertulias con Miguel Muñoz fuesen tan largas como deliciosas. Nada que ver con lo de ahora, en que sólo falta que hubiesen viajado en el día para un visto y no visto. Pero menos da una piedra y hoy estará de nuevo con nosotros ese equipo que llegó a ser el mejor del mundo, que está abrumado por un sinfín de novias, pero que debiera recordar que Sevilla lo rescató de la nada hace treinta años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios