El tiempo pasa, pero las ruedas de calentitos permanecen. Hay signos de identidad sevillanos que se mantienen vigentes generación tras generación, y uno de ellos es este crujiente manjar. La de la imagen servía de reclamo en la puerta de un establecimiento en Puente y Pellón.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios