La ventana

Luis Carlos Peris

Sanfermines, otro motivo para no salir

DESDE ayer y hasta el "pobre de mí" tenemos otro motivo para permanecer junto al hitachi. Por si fueran pocos los motivos que nos impelen a permanecer a socaire del plomo derretido que cae a esas horas de la tarde, desde ayer no hay quien nos haga salir de casa antes de que se haga de noche. Desde ayer, la corrida de Pamplona en la sala de estar y eso no es baladí. Si Sevilla es la consumación del rito y Madrid la grillera bajo la excusa de la rigurosidad, Pamplona es el estruendo y la constatación de que la corrida allí es otra cosa. Pamplona levanta la división de opiniones más furibunda en la afición, con las filias y las fobias presidiendo cada argumentación, pero no cabe la menor duda de que sale el toro y de que, entre el jolgorio, suelen distinguir qué torero estuvo bien y quién no. Digamos que al rito y al rigor de Sevilla y de Madrid, Pamplona añade personalidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios