Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Seguro que por el bético no quedará

Nueve de nueve y rezar todo lo que sepa, pero atención a un Numancia que formó la que formó hace un año

AMIGO, las vueltas que da la vida, otra vez el Numancia en el camino del Real Betis Balompié. Si en el curso anterior, la visita de los sorianos a Heliópolis fue como un tsunami en la vida del club sevillano, hoy se repite la faena aunque con unas previsiones que nada tienen que ver con aquellas. Entonces era Sábado de Pasión y hoy es San Bonifacio en el santoral, entonces se jugaba por no perder la categoría y en este se lucha por recobrarla. Entonces se la jugaban ambos y hoy sólo el Betis, pero que nadie piense que el equipo del donostiarra Arconada viene a título de inventario y menos aún a dar facilidades.

En la cita anterior pasaron cosas que a la larga resultaron fatídicas para la causa verde, blanca y verde con un lance protagonizado en el descuento por el guardameta Ricardo que mandaría a casa a Paco Chaparro y que situaba al Betis en lista de espera para lo peor. Aquello fue el principio de un trágico final y lo de hoy debería ser también principio para un desenlace de novela amable. Por lo pronto, no va a quedar por el bético; el bético ha tocado a rebato a fin de que nadie pueda decir que no puso los mimbres necesarios para la consecución del cesto perseguido y, desde luego, para seguir pensando que qué buen vasallo sería si tuviere buen señor.

Nueve de nueve y rezar todo lo que sepa es lo que le queda al Betis para que esa obligación que derivó a sueño se cumpla. Sólo resta mirar al frente y lo primero que se muestra es la visita del equipo soriano, un conjunto sin estímulos en el horizonte pero que, lógicamente, no tiene por qué dar besos y abrazos. Quiere decirse que como no caben errores, la concentración debe durar de campana a campana y que sea lo que Dios quiera, que será bueno para el Betis si el Betis observa un comportamiento lógico. Por el bético no va a quedar y por los futbolistas tampoco, pero sería malo esperar a que caiga la breva como cayó en Huesca o Tarragona. Nueve de nueve y... rezar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios