José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

Servicios e industria se distancian de la crisis

LA alargada sombra de la crisis hipotecaria se extiende geográfica y temporalmente. Los actores productivos involucrados (sistema financiero y sector de la construcción) están sufriendo por los excesos cometidos. En España, los servicios y la industria parecen ajenos a estas turbulencias y ello explica la suave desaceleración a la que asistimos.

Esta semana ha trascendido que la cifra de negocios del sector servicios de mercado se incrementó un 5,8 por ciento en noviembre respecto al mismo mes de 2006. De acuerdo con ese dato, 2007 puede cerrar con un alza cercano al 7 por ciento, una tasa importante (aún en términos nominales) para la economía española.

Es cierto que el sector es muy heterogéneo, pero todos sus sub-sectores contribuyen al crecimiento. La rama de servicios a empresas se apuntó el mayor ascenso, con un 9,1 por ciento, seguida del turismo (6,5 por ciento), tecnologías de la información (6,4), comercio (5,5) y transporte (4,6). Incluso determinadas actividades, como los servicios informáticos, publicidad o servicios técnicos crecieron por encima del 10 por ciento en su cifra de negocios el pasado noviembre. Otra cuestión es que esa evolución en las ventas se traslade a la creación de empleo. En la actualidad, los ingresos son suficientes para elevar el número de puestos de trabajo, un 2 por ciento en el sector y hasta un 4,5 en áreas concretas como la publicidad.

Un comportamiento similar tiene la industria. El Índice de Cifras de Negocios en ese segmento aumentó un 4,3 por ciento en noviembre, permitiendo que se alcanzase un incremento del 6,7 en el conjunto de los 11 primeros meses de 2007 respecto al mismo periodo de 2006. Especialmente destacada fue la contribución de la producción de energía, que incrementó sus ventas en noviembre un 37,9 por ciento. Ese avance y el de los bienes de consumo en un 4,9 por ciento, compensaron el descenso en la producción de bienes de equipo (-1,2 por ciento).

Los datos negativos de los bienes de equipo tienen un mero carácter coyuntural, pues las estadísticas sobre entradas de pedidos reflejan buenas expectativas. No así en la producción de bienes de consumo, que presenta todos los ingredientes de un cambio de tendencia. En términos generales la entrada de pedidos en la industria ascendió un 6,1 por ciento en noviembre. Por ramas, en los bienes de consumo los pedidos cayeron un 0,8 por ciento, mientras que en los bienes de equipo repuntaron un 11,5 por ciento, en los bienes intermedios, un 0,4 por ciento, y en energía, un 38,8.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios