PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón

Sevillanos que van a Barcelona para crear empleo juvenil

LA política y la economía del miedo nos enredan en una espiral autodestructiva. De este círculo vicioso también forman parte algunos jóvenes que, ante el desolador panorama laboral, ahondan en las contradicciones de su personalidad forjada por el sistema. En lugar de redoblar esfuerzos para abrirse camino, optan por el recurso de la violencia, o por no ir a clase, o por la diversión desaforada. En los tres casos, prefieren empeorar, les resulta falsamente más cómodo. Hay muchos jóvenes magníficos, bien educados, cuyo espíritu luchador no se rinde fácilmente por muy duradera y destructiva que es esta crisis. En sus mentes no se asientan como referentes ni los antisistema con larga experiencia en vandalizar Barcelona, ni las pandillas sevillanas que empiezan los jueves la juerga mediante botellonas diurnas. Ambas actitudes las prefiere el sistema para tener coartadas que le faculten darle cuerda al inmovilismo. Pocos comprenden que el sistema político y económico solo cambiará de modo sustancial cuando la juventud en masa se dedique a estudiar a tope. Eso no hay poder fáctico que lo soporte.

Esta semana, en la Barcelona convulsa, se ha celebrado otra edición del Mobile World Congress, la cumbre de la telefonía móvil y sus aplicaciones. Y una empresa sevillana, Genera Interactive, fundada por José Miguel López Catalán, y con Enrique Tapias como su mano derecha, ha ganado uno de los premios principales gracias a su colección de libros infantiles interactivos, los PlayTales. Los Mobile Premier Awards son el equivalente a los Oscars del cine, pero en las aplicaciones de la comunicación y el entretenimiento. Es la primera vez que una empresa andaluza gana un galardón de ese calibre.

De los cien libros infantiles interactivos en siete idiomas diferentes que ya han producido, han conseguido 1,6 millones de usuarios en año y medio mediante las plataformas de Apple, Android y Blackberry. Con mentalidad tan poco provinciana que el título más demandado de su catálogo con animación es Momotaro, un cuento japonés.

Esos y otros logros están multiplicando el número de puestos de trabajo en Sevilla de esta empresa sevillana. Todos son para jóvenes con talento en la galaxia digital que descubren lo que supone trabajar en una fortísima competencia sin fronteras, frente a los norteamericanos, asiáticos y europeos. Es un no parar a la hora de poner los cinco sentidos para mejorar la técnica y la creatividad. Esa es la revolución pendiente. Quitarse los complejos y a trabajar de lo lindo en cualquier ámbito profesional. Eso tampoco hay sistema injusto que lo digiera. Prefieren que la respuesta a la economía del miedo sea el cóctel molotov o la botellona.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios