PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Soldados para la ignominia

MIENTRAS el querido compañero Emilio Morenatti se recupera en Estados Unidos de la explosión de una mina talibán que le causó la amputación de un pie (disfruten, si tienen a mano el último número de National Geographic, de una magnífica foto suya a niñas refugiadas en Pakistán), ayer, si hubiera estado en Afganistán, como era su deseo, se topaba con la censura dictada por el Gobierno promovido por Occidente. Prohibición a toda la prensa internacional mostrar cualquier atentado durante la jornada electoral. La OTAN bendice que a las televisiones y a las cámaras se les ponga un burka de represión.

Pongamos el foco en otros paisanos. Soldados destinados al país más nefasto e irreductible de la Historia. Todo se mueve, desde el colonialismo o desde el tribalismo, para que nada varíe en la hegemonía de los atrasos más atávicos y el desprecio a los derechos más elementales. Se hace muy cuesta arriba justificar que países como España envían tropas que se juegan la vida para contener a los talibanes pero no para derrotarles, y para sostener a un gobierno corrupto aceptado como mal menor, que, para buscar votos entre los seguidores de los señores de la guerra, promulga una ley que faculta a los hombres a privar de alimentación a sus mujeres de minoría chiíta si se niegan a tener relaciones sexuales con ellos.

A las familias de los soldados les encantaría preguntarle a la ministra de Defensa, Carmen Chacón, si las razones de Estado son tan feministas como para callarse que el riesgo que sufren es para consolidar tan ignominiosa conculcación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Si Occidente no influye en la derogación de esas prácticas, y en Afganistán no se está acabando ni con el terrorismo ni con el opio para el narcotráfico ni con los hábitos vergonzosos, ¿por qué no probar en justa reciprocidad que Afganistán envíe tropas a España para avalar legalmente la pervivencia de la violencia machista?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios