Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Sólo importan las televisiones

Con fútbol los viernes y los lunes, la incógnita es inquietante: ¿a cuánto ascenderá la desbandada de socios?

CONSUMADA la milonga, la pregunta es en qué medida redundará tal empacho televisivo en el poder de convocatoria. Tras abrirse el abanico como se ha abierto, con cada jornada celebrándose a lo largo de tres larguísimos días, a ver qué repercusión tiene en el número de espectadores y, sobre todo, en el de abonados. Con la Primera disputándose de sábado a lunes y la Segunda de viernes a domingo, la incógnita, inquietante por cierto, es cómo repercutirá en las gradas de los estadios. Por lo pronto, algo seguro es que el partido de cada lunes va a celebrarse en una clandestinidad casi absoluta, en un ambiente cuasi fantasmal.

Quien la lleva la entiende y el que la lleva en este caso, el ciudadano Jaume Roures, es personaje acostumbrado a barrer para dentro y que jamás se dio un martillazo en los nudillos. Seguro que se trata de una fórmula adecuada para que su negocio sea más boyante, algo lógico para los que tanto dinero han invertido en fútbol, lo que no quiere decir que vaya a ser bueno para dicho fútbol. El fútbol tiene un ingrediente fundamental en la pasión y eso difícilmente se alcanza con la grada desierta y con una banda sonora inadecuada, la de las voces de los futbolistas. El calor ambiental resulta inexistente si en vez del griterío de los aficionados se escucha el de los jugadores.

Pero por la ventajista política de los hechos consumados resulta que el experimento arranca echando a pelear en Tenerife al fútbol con la tradición del carnaval y eso ya puede considerarse una agresión al aficionado, lo que en condiciones de normalidad se ve como algo sin pies ni cabeza. Y ya no hablemos del viernes con fútbol de Segunda, algo que nos va a coger con más frecuencia en Sevilla con el Betis como más apetecible objeto de deseo de la plataforma televisiva que maneja la barca. Alguien ha apoyado todo esto con el argumento de las lentejas, que las comes o las dejas, pero ¿cuántos socios dejarán de serlo huyendo de los viernes y de los lunes?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios