Bicheo por la TDT

fátima Díaz

SuperChicote

CHICOTE lo petó. Dejando de lado los comentarios escandalizados de nutricionistas y expertos en las redes sociales, el especial Superalimentos que emitió Antena 3 el último lunes superó a las dos series de ese día (El Ministerio del tiempo en La 1 y Chiringuito de Pepe en Telecinco) y, con un 18% de cuota media, se convirtió en lo más visto del prime time de la jornada. Esperábamos una interminable lista de chorradas sobre las supuestas virtudes casi milagrosas de tal o cual ingrediente... y eso es lo que vimos al fin y al cabo. Nada más escuchar el título, Superalimentos, ya era para echarse a temblar. O a llorar. Pero el mediático chef de Pesadilla en la cocina es un reclamo, tiene credibilidad y transmite. Él lo sabe, está encantado de haberse conocido televisivamente hablando. La mala noticia es que, como los anteriores especiales (El precio de los alimentos y la doble entrega de Mitos de los alimentos), el reportaje volvió a caer en muchos tópicos. Todo rezumaba a manido (¿que el café despierta a la hora de conducir??? anda yaaaa...), pero Alberto, experto en estas lides, aportó expectación, dinamismo y entretenimiento. Un hallazgo nuestro amigo SuperChicote.

El problema de Superalimentos es que, cuando el espectáculo y el titular se imponen, la alimentación acaba relegada a un segundo plano. Porque, claro, explicar que incluir verduras o legumbres en la dieta habitual es el único secreto suena aburrido. También se mencionó, no crean. Pero, en cambio, decir que el aceite de oliva virgen extra ayuda a reducir los michelines, o que el pescado azul es bueno contra el estrés vende mucho más.

Unas cuantas curiosidades (las pasas son buenas para recuperarse del esfuerzo, el brócoli para la vista); alguna que otra obviedad (pasta para la actividad deportiva); y experimentos pachangueros que lo confirman basados en otros más antiguos que Roma y... listo un éxito de audiencia. En realidad, un clásico en este tipo de formatos, así que posiblemente el problema no sea de Chicote, ni de Antena 3, sino nuestro, de los espectadores, al sorprendernos ante ello.

Por suerte la cosa se quedó en antioxidantes y omegas3, sin llegar a caer en promesas anticáncer y asuntos más peliagudos. Es cierto también que algunos de los expertos consultados en el programa mencionaron de pasada lo que tendría que haber sido el eje, lo de la dieta y la actividad física, aunque entre tanto experimento y ritmo televisivo en plan El hormiguero el mensaje quedó más diluido que un timo homeopático. En fin, una oportunidad perdida de hablar en condiciones de un tema realmente importante llegando a muuuucha gente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios