Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Tomates

SE despide Vuélveme, loca de los fines de semana de Telecinco. No se habrán resquebrajado pilares en ningún sitio. A los fans de Tania Llasera sólo hay que rogarles tranquilidad porque seguro que ya tendrá algún debate donde siga levitando a dos centímetros del suelo, con esas piernas eternas. A Jaime Bores le deseamos suerte.

A fin de cuentas Vuélveme loca era Aquí hay tomate sin esa marca y sin Jorge Javier. Algo soterrado, pero era tomate en lata. El contenedor hepático de los fines de semana era una sucesión de todos los vídeos de famoseo que había en el mercado más análisis y revoltijos de lo que había ido sucediendo de Sálvame y AR. La televisión en España no pierde nada sin Vuélveme loca, pero muchos espectadores contaban con Tania y compañía cuando no se ubicaban en ninguna película de la competencia: comedia romántica o infantiloide en La 1, oeste o epopeya en La Nuestra, dramón Estrenos TV en Antena 3, ochentera en La Sexta. Ah, y Aquí no hay quien viva en Neox y La que se avecina en Factoría de Ficción. Duro zapping.

Vuélveme… era la metadona del domingo para los adictos a Sálvame. Sus imperativos nombres los delatan. Telecinco tiene muy claro a lo que juega y a quién se dirige, pero las larguísimas tardes de fin de semana se les hace eternas en el audímetros. Incidirá en sus contenidos habituales mientras reserva al atardecer al Cine de barrio sin película de María Teresa Campos (Pepe Colubi dijo que el plató parece oler a vaginesil). Vuélveme loca no engañaba. Era fiel a sí mismo, aunque exagerara de vez en cuando. Pues vale, hasta luego.

La cosa en la casa de Mediaset se pone interesante con los derechos de la Fórmula 1. No le harán ascos, pero además el asunto les sabe a revancha en plato frío.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios