El traslado de las imagenes de la hermandad de la Exaltación desde la iglesia de los Terceros a San Román se vio estorbado por un coche mal aparcado que obligó a los portadores de las andas de la Virgen de las Lágrimas a sortear pingotes de hierro para aceder al templo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios