Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Trillado

DE repente, los Gómez es un intento de la televisión en España de crear una dramedia, al new style norteamericano. Una comedia, más bien dura, ácida, realista, que se nutre de ingredientes del misterio, los bajos fondos y tramas muy encaminadas hacia un público adultos. Pero qué va. Ja, si estamos hablando de una serie española en prime time, en Telecinco, esa intención se retoca hasta desbaratarse en pro de encontrar el mayor número posible de espectadores. Desde la primera escena en la que salen los dos insoportables niños ya nos temimos lo peor. Y lo peor fue intuir una noble intención creativa que se frustra hacia los derroteros más comerciales y tramposos. De todas formas a Alicia Borrachero embutida en su papel de cani no nos la creemos; como tampoco a su paternaire, Gustavo Salmerón. Lo que puede dar más juego es el policía voluntarioso que quiere ayudarles en su protección judicial. Esta adaptación española de The richies se queda en un Mis adorables vecinos 2, lo que es realmente preocupante. La única buena noticia es que está Javier Veiga en lugar de Francis Lorenzo en el papel de vecino pijo.

Estos Gómez son una familia desestructurada, habituada a la mala educación, a los bienes ajenos y a las acciones impuras (unos prendas, vamos). El padre de familia es testigo de un asesinato y son protegidos por la policía en una lujosa urbanización y han de intregarse, con una nueva identidad, en un barrio adinerado, colegio e instituto de faldas de cuadros incluidos. Lo que podría plantearse como algo diferente, se convierte en una ficción previsible, de ese tipo de historias que hemos visto ya en repetidas ocasiones: familia macarra exaspera a sus vecinos finolis. Eso ya estaba trillado hasta en los tiempos de Cine de barrio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios