desde mi córner

Luis Carlos Peris

Vallecas y Barça, dos escollos

El impresionante potencial blaugrana y las celadas del campo madrileño, obstáculos para Sevilla y para Betis

SEGUNDO cartel de lujo consecutivo para el fútbol según Sevilla. Tras la gran fiesta que supuso la aparición en Heliópolis del próximo campeón de Liga, al otro lado de la ciudad llega el mejor equipo del mundo. Llega el Barça en un momento delicado del anfitrión para que, a su conclusión, se juegue el Betis los cuartos en esa celada que representa Vallecas. Nueva sabatina apasionante para nuestros equipos cuando la Liga camina sin tregua hacia su acto final, hacia ese 13 de mayo en que se saldrá de dudas sobre un futuro que ese día ya será presente y donde ya no cabrá entrar en el pantanoso terreno de las especulaciones.

Guardemos el aconsejable turno cronológico para que nos estalle en la cara una prueba ciertamente complicada. Está el Sevilla obligado a ganar para que el tren que persigue no se le aleje más de lo que está. Será empresa ardua porque al otro lado del campo verá al mejor equipo del mundo, a esa máquina que sincronizó Guardiola mediante el concurso de un puñado de talentos que aparcaron la natural vocación de concertino y convertirse en gregarios de lujo para el buen fin de la causa. Empresa difícil para la tropa de Míchel, pero el Sevilla sabe a qué sabe ganarle al Barça y no se debe olvidar el disgusto que ya le dio en la primera vuelta.

No más se toque a retirada, en Vallecas iniciará el Betis otra empresa difícil. No es que el rival pueda compararse al que le toca al Sevilla, pero cada cita vallecana viene rodeada de unas aristas que en la Liga española sólo se dan en dicho rodeo. Los partidos de Vallecas no son como los demás y bien debiera el Betis aprovechar lo bien que su entrenador conoce el escenario para sacar partido. Dos pleitos de indudable importancia para ambos. Por un lado, el Sevilla y sus circunstancias ante el rival más brillante; por otro, el Betis y su necesidad de que por el retrovisor vea las imágenes más pequeñas. Dos espinas para otra sabatina apasionante.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios