Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Vaya tela cómo arrancó 2010

Al Sevilla le llega ya la posibilidad de hacerse perdonar, pero la actitud del Betis es ya un problema archicrónico

VAYA guasa, qué forma la de iniciar el año la de los dos equipos que nos cogen más cercanos. Qué vocación de suicidas tuvieron Betis y Sevilla en la primera jornada del año y si en el primero extraña menos que se tire piedras a su tejado, lo del equipo de Jiménez en el Calderón rozó el surrealismo. Pero la vida no se para y al Sevilla le llega pronto la posibilidad de revancha, la manera de borrar la imagen que dio en la noche del sábado, plagada de errores inconcebibles en un equipo que si de algo puede presumir es de no equivocarse mucho, de hacer los deberes de forma habitual y a su debido tiempo.

Al paso que vamos y por el camino de la ausencia, el papel que desempeñan en el Sevilla Luis Fabiano y Kanoute puede subir enteros de forma estratosférica. Pero este Sevilla tan cuidadoso en sus deberes tiene esta noche la oportunidad de hacerse perdonar sus devaneos del sábado. La Copa llega como ocasión para un quite del perdón que haría borrar los errores madrileños y puede ser que no estemos ante una especie de misión imposible. Nadie duda de que el Barça ha perdido nivel y de que su fútbol excelso se ha espesado. La otra noche le puso las cosas a cuadros el Villarreal y ¿por qué no va a ser capaz el Sevilla de emular a un equipo que no es más que él?

Puede argüirse que los levantinos van en ascenso y que el Sevilla pierde pujanza, pero esto no es bastante para negar que el equipo sevillista está sobradamente capacitado para hacer esta noche un quite del perdón por muy Camp Nou que sea la plaza que hará de escenario. Puede el Sevilla borrar la imagen dada en el arranque del año y tendrá el Betis que esperar al sábado en Soria, pero esta imagen bética es algo que sorprende menos, o que no sorprende nada. Seis puntos tan sólo ha logrado el Betis ante los cuatro recién ascendidos, en campo propio y con un chorro de autoexpulsiones que denota la irresponsabilidad de patrón y de patroneados en esta nave.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios