La esquina

josé / aguilar

¿Vergüenza de ser andaluces?

CON la autoestima por los suelos. Así se habrán sentido muchos andaluces honrados y conscientes al ver en la portada del primer periódico del país dos noticias sobre Andalucía, a cual peor. Una, que la Policía rastrea un nuevo fraude masivo de fondos públicos en esta comunidad autónoma. Otra, que somos la región con mayor tasa de paro de la Unión Europea. El andaluz honrado y consciente está a punto de pasar de sentirse orgulloso de serlo -aquel viejo lema de la autonomía-a sentirse avergonzado.

Luego vienen los matices. El fraude masivo en la gestión de los fondos de formación de trabajadores que investiga la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal resulta no ser tan masivo y la Junta exige al Ministerio del Interior, al que acusa de haber filtrado, exagerándolos, los datos de la pesquisa policial, una rectificación inmediata. El consejero de Educación ha limitado las irregularidades a unos cuantos casos de mucha menor cuantía que la publicada.

Aun suponiendo que el Gobierno andaluz tenga razón al quejarse, el asunto es grave en sí mismo y demoledor en lo que se refiere a la imagen de Andalucía, con el escándalo de los ERE todavía abierto en canal. Sea poco o mucho lo defraudado, lo que se sabe de la investigación en curso no tranquiliza precisamente: empresas fantasma que se crean exclusivamente para beneficiarse de los fondos de formación, alumnos que no reciben los cursos subvencionados y ausencia de controles sobre el uso del dinero (como ha certificado la Cámara de Cuentas acerca de las ayudas a la formación gestionadas por la patronal y los sindicatos). La Comisión Europea, alarmada, pedirá explicaciones a las autoridades españolas por si parte de dichos fondos proceden de las partidas sociales del presupuesto comunitario. Un desastre, en fin, de todos modos, para la marca Andalucía, en España y en Europa.

La otra mala noticia que abre diarios y telediarios no admite matices. Según Eurostat, que unifica las estadísticas de los países de la UE, cinco regiones españolas ocupan los cinco primeros puestos en el ranking de regiones europeas con más paro. La primera de todas es Andalucía. La más parada, que presumía hace un rato de imparable. Más desempleo relativo que la griega Macedonia y las islas francesas de Reunión. Bueno, más que ninguna. Como para bajar la cabeza y abochornarse.

Hay días en que no está uno para nada. Incluso años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios