Editorial

Veto policial en el Polígono Sur

DESDE que al inicio del verano las familias chabolistas del puente de Hierro empezaran a deambular por Sevilla, con menores a su cargo y en mitad de una fuerte ola de calor, por miedo ante un posible ajuste de cuentas entre clanes de etnia gitana, el Ayuntamiento ha mantenido una posición llamativamente ambigua en relación a esta cuestión. Amparándose en la tesis de que en los asuntos de corte social, generalmente complicados de manejar al estar condicionados por múltiples factores, lo mejor es no hacer declaraciones de intenciones y limitarse a trabajar en silencio para solucionarlos, el gobierno local (PSOE e IU) ha mostrado escaso interés en poner fin al lamentable espectáculo de los chabolistas vagando sin rumbo por Sevilla. Tampoco ha logrado que otras administraciones públicas asuman, siquiera de forma parcial, su cuota de responsabilidad en este problema que, lejos de ser asunto sólo de los directamente afectados, es de la ciudad entera. Vista la conducta municipal, parecía que los chabolistas no estuvieran malviviendo en Sevilla, sino en un lugar remoto. En otra galaxia. Este desinterés ha llegado ahora a un punto de no retorno, al conocerse que la Policía Local -cuyo máximo responsable legal es el alcalde- tenía orden de no intervenir bajo ninguna circunstancia en el Polígono Sur, donde estas familias se han refugiado hasta en dos ocasiones tras su primera salida. Tal directriz, firmada por el jefe de la Policía municipal, estuvo en vigor durante casi una semana, lo que implica que esta zona de la ciudad quedó al margen del resto, algo que no casa en demasía con el discurso de integración puesto en marcha desde el Comisionado del Polígono Sur. Tras unos días de vigencia, fue revocada en parte por otra que, en todo caso, recuerda a los agentes policiales que deben abstenerse de intervenir en este problema. Algo inexplicable si se tiene en cuenta que el conflicto tiene aristas que tocan de lleno a la seguridad ciudadana. El gobierno local debería aclarar los motivos de su dejación de funciones, en lo policial y en lo social, en este caso. Sobre todo si se tiene en cuenta que estos chabolistas son los que el mismo gobierno local, a golpe de billetes, sacó del núcleo irregular de Los Bermejales durante el pasado mandato municipal.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios