Visto y oído

Antonio / Sempere

Videopolítica

ESTAMOS en plena campaña electoral. En cada informativo vemos imágenes con los mítines de los dos partidos principales en la contienda. Unos se replican a los otros. A través de la televisión. Se contestan en los estadios, pero los mensajes se dirigen a los televidentes. Lo importante es el mensaje que se cuela en las casas por la pequeña pantalla. Las elecciones no se ganan por la televisión, pero casi. De ahí que los cara a cara electorales se afronten con tantísimo temor.

Hay un pequeño detalle revelador sobre el modo en que se ha modificado la información electoral. En los Telediarios, de un tiempo a esta parte, en pantalla aparece un rótulo que indica "imagen PSOE" o "imagen PP". Lo que quiere decir que la señal que se emite desde el mitin correspondiente es responsabilidad del partido político que la suministra.

El mitin es publicidad, y como tal, se eligen los planos más impactantes, el fondo más oportuno, que puede ir desde el público joven y guapo que arropa a su líder, a la bahía menorquina en un día soleado que invita a darle a los abanicos. Pero imponiendo el rótulo, la cadena se lava las manos. La señal es del partido. No de nuestros reporteros. No de nuestros editores. La imagen nos la envían lista para ser emitida desde un gabinete de comunicación.

Pierde mucho el periodismo, sin duda, cuando estos gabinetes de comunicación se hacen cargo de todo. Por perder, pierde su esencia. A estas alturas cierto periodismo es una prolongación de la publicidad. Los gabinetes de comunicación venden. Son periodistas o publicistas. Pero mucho peor es que ciertos medios obren como gabinetes de comunicación de determinados partidos sin mostrar sus cartas boca arriba. Haciendo como que informan, mientras venden.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios