PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

ZP y el voto de Paraíso

DE Manuel Paraíso, el profesional de la construcción que está encadenado y en huelga de hambre en el edificio de la sevillana calle Florencio Quintero donde ha trabajado y le deben 17.000 euros, me interesa en primer lugar su estado de salud, en segundo la situación de su familia, en tercero la morosidad de su caso y por último qué le gustaría votar el 7-J. Débil como está, no se habrá enterado del milagro acaecido anteayer en Dos Hermanas, cuando Zapatero subió a los olivares de Quintos y, cual Moisés en el Sinaí, le fue revelada la palabra divina. Andalucía es la tierra prometida de la economía sostenible. Por exclusión, define como insostenible la economía del presente, que es la de Rato y la de Solbes, la de Manuel Chaves y la de Santiago Herrero. La de los pisos con burbuja que ha rematado Manuel Paraíso.

Convencido estoy de que amplios sectores de la sociedad andaluza desean el susodicho cambio de modelo productivo. Pero cuando casualmente se anuncia durante una campaña electoral en la que hay que activar más al electorado para que no se apunte a la abstención, la credibilidad de la profecía pierde muchos enteros. La población ya está avezada en modernizaciones que son sobre todo estrategias de propaganda para perpetuarse en el poder. Aunque Zapatero tenga ahora prisa en traer a Sevilla al Consejo de Ministros en pleno para promulgar los diez mandamientos de la innovación, un país se transforma de veras haciendo las cosas en serio. Con planificación, programas y medidas respaldadas por los presupuestos. Con un programa de reformas sostenido con tenacidad. Enmendándose la plana a sí mismos, porque Zapatero lleva cinco años en La Moncloa y su partido controla Andalucía desde hace 29.

Le deseo lo mejor a Manuel Paraíso. Se merece una Andalucía en la que por el afán de ganar las elecciones siempre se deja de ganar el futuro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios