La ventana

Luis Carlos Peris

De un acto emotivo en sobredosis

EMOTIVIDAD a raudales, rayando la sobredosis, en el acto de entrega del premio que el Colegio de Enfermería tiene instituido para el toreo. Emotividad tremenda cuando Juan José Padilla no tiene más remedio que ponerse de pie ante la magnitud de la ovación de un recinto repleto. Emotividad en el momento de entregársele la espléndida imagen de plata de la Virgen de los Reyes y nudo en la garganta escuchando las palabras quedas de un ciclón. Ciclón de Jerez que aparcó su vitalismo para sentirse hondo en el agradecimiento a una concurrencia entregada a este héroe, a un torero muy malherido el pasado 7 de octubre en la plaza de Zaragoza. Herida que hubiese podido mandar a la lona definitiva del olvido a cualquiera, pero que no ha logrado desarbolar a este gigante. Y mañana, tres días antes de que se cumplan los cinco meses de aquella fatalidad, Padilla volverá a sentirse torero y ciclón junto a la Raya lusa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios