La ventana

Luis Carlos Peris

En el adiós a un luchador contracorriente

CON la muerte de Manolo Barrios se va extinguiendo una estirpe. Una estirpe cada vez más en desuso, la de los aficionados a nadar contracorriente, que es el tipo opuesto al pesebrero que tanto prolifera en estos tiempos. Manolo Barrios fue de izquierdas cuando serlo era opositar a la cárcel, cuando al mandarinato del Pardo ni siquiera se le podía toser. Y era de izquierdas haciendo malabarismos desde aquella Radio Nacional de entonces, jugando con las palabras para intentar driblar a una censura intratable. Luego, cuando tantos se convirtieron en socialistas de toda la vida y ser comunista estaba estupendamente bien visto, Manolo se derechizó. Y en la derecha sufrió el mayor varapalo jamás recibido con el agravante de que fue abandonado y dejado al pairo por parte de esa facción que defendía. Ha muerto como mueren los grandes luchadores contracorriente, en el pesar de no creer en nada ni en nadie.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios