Editorial

La amenaza pirata y el pago del rescate

LA liberación de los pescadores españoles secuestrados por piratas somalíes en las peligrosas aguas del Índico es un éxito de la diplomacia española en la que se ha empleado a fondo en diversos frentes hasta lograr que nuestros conciudadanos puedan regresar a su país sin daño. Pero es un éxito que queda empañado por el ocultismo con el que el Ejecutivo ha tratado la cuestión del pago del supuesto rescate gracias al cual los delincuentes habrían canjeado a sus rehenes. El pago del rescate, que habría ascendido a 1,2 millones de dólares (unos 766.000 euros), se da por hecho por algunas autoridades somalíes e incluso se habla abiertamente de la negociación mantenida en Londres a través de los despachos de abogados que se dedican a este tipo de transacciones. Es necesario que el Gobierno aclare a la mayor prontitud qué es lo que ha pasado realmente en este caso, quién ha pagado el rescate si es que se ha hecho, en qué condiciones se ha llevado a cabo la negociación y si por parte de los servicios de información españoles hay alguna operación en marcha para dar con los piratas. Es inevitable comparar esta situación con la ocurrida en Francia hace pocas semanas cuando se produjo un secuestro de ciudadanos franceses también por piratas somalíes. París puso en marcha un dispositivo que permitió capturar a los raptores, que ahora esperan a ser juzgados, y recuperar prácticamente en su totalidad el dinero del rescate. Parece claro que España no tiene la misma capacidad de actuación exterior de Francia. Pero también lo es que, si se confirma que las autoridades españolas han satisfecho el rescate, están alentando que sucesos como el ahora resuelto se vuelvan a presentar dentro de no mucho tiempo. Nuestra flota seguirá faenando en la zona y es imposible garantizar la protección. Es necesario que el Gobierno dé explicaciones y que por parte de la comunidad internacional se pongan en marcha los mecanismos necesarios para hacer frente a esta amenaza.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios