PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los amish han llegado

SÓLO los habíamos visto en el cine, por películas como Único testigo, o en la tele mediante algún reportaje. Son los amish, cristianos anabaptistas descendientes de emigrantes suizos de habla germana, que han construido su identidad atrapados en el tiempo del siglo XVIII, a partir del aislamiento en casas de madera alejadas del mundanal ruido. Sólo se casan y tienen hijos entre ellos. Refractarios a la mayor parte de las tecnologías, imitan la indumentaria de los primeros granjeros que consideraron el norte de América como su tierra prometida, se aplican a rajatabla la austeridad y el pacifismo. Son una comunidad religiosa pequeña, unos 200.000 adeptos. Sólo había amish en Estados Unidos y Canadá. Hasta que han creado su primer poblado en Europa. Adivinen dónde. En Sevilla.

Lo están montando junto a la Autovía de la Plata, en una parcela al lado de La Algaba. El próximo jueves día 17 inauguran su iglesia en una jornada de puertas abiertas en la que invitan a su música y a sus dulces. En La Algaba no se ha visto otra igual. Otro lugar que añadir a la guía de Andalucía Film Commission para localizaciones y rodajes de cine. Intentará convencerles del beneficio mutuo. Van a tener un poblado de película junto a Sevilla.

Esta comunidad es más abierta que las de Ohio o Pensilvania, porque invitan a través de correo electrónico y tienen página web. Así podrán seguir, si se les despierta el interés por el siglo XXI, el duelo electoral Obama-McCain. Se han enclavado al lado de la autovía pero tienen prohibido utilizar un vehículo a motor, sólo les vale el carruaje. Como son pocos, aceptan adherirse a los servicios municipales (recogida de basuras, cobertura sanitaria...). Su presencia viene de perlas al debate de los teóricos sobre la multiculturalidad. ¿Obligará la Delegación Provincial a la escolarización de sus hijos junto a los demás niños de La Algaba, o aceptará que estén únicamente en la escuela amish que van a construir en el poblado?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios