opinión

Pepe / Mel

El apoyo de Betis Lab

EN el fútbol no todo está inventado ni descubierto. Es evidente que los aspectos fundamentales que hacen ganar partidos en fútbol son difíciles de medir científicamente. Estos aspectos tienen que ver con la creencia del jugador en el trabajo que realiza el entrenador, con el convencimiento de los jugadores de estar haciendo lo correcto, con el talento, con la motivación, con la confianza con el compañero con el que comparte línea de juego… Sólo así el jugador puede estar concentrado durante los entrenamientos de preparación del partido y durante la propia competición.

Durante décadas, los avances científicos en fútbol no fueron utilizados de manera adecuada. Hay varios ejemplos que lo muestran. Por ejemplo, una final de la Copa de Europa en los años 80. Uno de los finalistas siguió una estricta preparación física con metodología científica y perdió la final contra otro conjunto que enfatizó la concentración y bienestar de sus jugadores en la preparación del partido. Aunque los que corrían y corrían mejoraban el consumo de oxígeno que se estimaba necesario para el partido, seguramente estaban ausentes durante esos ejercicios de carrera los aspectos a los que se iban a enfrentar en aquella final de la Copa de Europa.

El vencedor, con una metodología menos científica, incidió más en los aspectos de su modelo de juego, lo que le hizo llegar mejor preparado a la final que ganaron.

El fútbol es un todo y sería un error intentar mejorar sólo un aspecto del mismo (el fisiológico, por ejemplo) descuidando los demás, como le ocurrió al equipo que perdió aquella final del máximo torneo continental.

Los jugadores no son máquinas programables y el fútbol actual ha mostrado cómo intentos de planificación a largo plazo (meses vista) han fracasado frente a metodologías más realistas y efectivas de planificación semanal.

En todo caso, sería un error negar los avances científicos y el apoyo que pueden mostrar al desarrollo del modelo de juego y la metodología de entrenamiento en fútbol. La ciencia debe ser un apoyo al fútbol, no la base ni su núcleo. En nuestro trabajo en el Betis contamos con informes elaborados por Betis Lab (nuestra unidad de evaluación fisiológica y neuromuscular) con datos registrados científicamente por los profesionales del cuerpo médico y técnico.

Betis Lab nos permite tener una idea más certera de:

-La recuperación tras un partido de los jugadores, y de cómo debe planificarse cada semana de entrenamiento.

-La velocidad y los metros recorridos de cada jugador en un partido.

-Los riesgos de lesión que pueden padecer distintos jugadores.

Estos datos deben ser tratados con cautela y sentido crítico. Por ejemplo, el actual campeón de la liga francesa solo fue el séptimo equipo que más corrió en su competición. Más no es siempre mejor, pero es interesante disponer de estos datos para conocer si nos ajustamos a nuestro modelo de juego.

La ciencia y Betis Lab no ganan partidos, pero sí permiten tener una información más exacta y certera cuando planificamos y nos toca tomar las decisiones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios