la esquina

José Aguilar

Los bancos y nosotros

HA tenido que venir la Unión Europea y amonestar severamente a España por la falta de transparencia de su sistema bancario -el menos transparente, después del italiano- para que el Gobierno se tome en serio las quejas reiteradas de los clientes, que somos casi todos.

El Ministerio de Economía emitirá pronto una orden que, aun respetando la libertad de precios -que no está el horno actual para bollos intervencionistas-, obligará a bancos y cajas de ahorros a exponer públicamente qué comisiones cobran y por qué conceptos y a enviar cada mes de enero una relación de los cobros percibidos por su gestión del año precedente.

Cuando el Ministerio dice "exponer públicamente" se refiere a eso, a explicar en detalle, de modo que se entiendan y sin engañifas ni ocultamientos las comisiones con las que gravan al usuario ¡por manejar su propio dinero! Es decir, que los clientes sean informados con suficiente antelación de lo que les va a costar cada operación como para poder cambiar de idea, o de banco; que se comprenda el texto donde se lo explican, y que no le comuniquen la mala nueva de tapadillo, perdida en un sobre con abundante publicidad o escondida en un apartado con escritura enana. Y que las entidades muestren en lugar visible el listado de tarifas de las comisiones. Hasta ahora se deja la elección de tal lugar a los directores de cada sucursal, que deben haberse conjurado o haber seguido la misma consigna, porque no hay manera de ver esas tarifas, lo cual sería obligación elemental de los banqueros, como lo es para fruteros, pescadores y otros intermediarios.

Bendito sea el Ministerio que va a elaborar la orden y -esperemos- va a velar por su cumplimiento. No es que con eso vayan a dejar los bancos españoles de ser los que más altas comisiones cobran a los titulares de cuentas corrientes (por mantenimiento, por transferencia, por estudio previo a préstamo, por cambio de divisas...) de toda la Unión Europea, salvo Italia, pero al menos estaremos enterados de su cuantía. Sabremos hasta qué nivel llega el maltrato. Parecen unos eurillos de nada, pero teniendo en cuenta que somos más de veinte millones de clientes de bancos, operando mes a mes, la cantidad que se embolsan da escalofríos.

Y no crean que con la crisis se han apiadado del consumidor. Al contrario. Como su actividad prestamista ha caído con estrépito lo están compensando con una subida imparable de las tarifas. Entre el 8% y el 35% han incrementado las comisiones en seis meses, según el Banco de España. Por cierto, el único banco que nos da las malas noticias. Los otros las provocan.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios