PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los barrios de El Rubio

CUANDO se montan foros para reciclarles el chip a empresarios y directivos, la costumbre es contratar a un gurú avispado y con mucha labia que les descubra el Mediterráneo, amén de invitar a profesionales de empresas con reputación. Olvidan que también pueden aprender de casos como el de Confecciones El Rubio, cadena de tiendas de ropa barata que facturó 40 millones de euros en 2008 con 48 tiendas en capitales y ciudades andaluzas de más de 35.000 habitantes. Sus artífices se ganaban las habichuelas hace 20 años vendiendo en mercadillos como el del Parque Alcosa, y ahora son una compañía estable con sede en un polígono de La Rinconada y 300 trabajadores. El cambio es galáctico.

Las editoriales de best-seller empresariales pueden encargarle a los gestores de El Rubio el libro Cómo facturar 40 millones de euros vendiendo en los barrios. Probablemente no lo comprarían muchos hijos de papá que han abierto una boutique pensando sólo en clientes como ellos y les ha durado el tiempo que les han concedido las amistades y el agotamiento del capital inicial. Olvidan una lección básica: clase alta, clase media o clase baja, lo importante es que entren billetes en la caja registradora. Y todos valen igual.

Una de las claves de la debilidad empresarial sevillana es el escaso número de comerciantes que tienen éxito con una primera tienda pero ni quieren ni saben dar el salto a un volumen empresarial mayor. El Rubio es una de las meritorias excepciones, mas aún porque procede de la venta ambulante. Y su negocio se basa en tener muy claro cuál es su clientela, qué servicio le dan y dónde hay nichos de oportunidad que la competencia más poderosa no busca. Lo suyo es la tienda de barrio, lo suyo no es la ropa de marca, y desestiman las propuestas de incorporarse a centros comerciales, ahí no tienen nada que hacer. Los 40 millones de euros están en los barrios.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios