Crónica personal

Luis Losada Pescador

Las cajas, primero

SORPRENDENTEMENTE el sistema financiero ha pasado de puntillas en el Debate sobre el estado de la Nación. Y eso que se trata de "la columna vertebral" de nuestro sistema económico, según Zapatero. Y la columna tiene signos de desviación claros. Se cierran oficinas, se despide personal, se recorta la actividad crediticia, se dispara la morosidad, se incrementan las provisiones por insolvencias y se reducen sustancialmente los beneficios.

Además, el Gobierno ha tenido que poner en marcha las subastas de liquidez comprando activos a las entidades para revenderlos posteriormente. También ha tenido que avalar sus emisiones y el Banco de España se ha visto forzado a intervenir Caja Castilla La Mancha. Por si fuera poco, el Gobierno trabaja en un fondo de reestructuración del sistema financiero cuya cuantía varía -según las fuentes- varía entre los 30.000 y los 100.000 millones de euros.

Cómo se va a hacer, qué responsabilidades asumirá quién, y cual será el papel del Parlamento es todavía una incógnita. Así lo ha señalado Zapatero en el Congreso a preguntas de Jorquera (BNG). "No estamos exentos de riesgos y tenemos que prevenir". Pero Zapatero ha ido más lejos y ha afirmado con rotundidad que será "más fácil que afecte a cajas que a bancos". Es decir, sugiere abiertamente que las cajas tienen más problemas que los bancos, algo que siempre se había negado desde la CECA.

El objetivo -añade Zapatero- no son las fusiones, sino "salvar lo que podamos si es que se ve afectado". Vamos, "que el último, apague la luz". Y en éstas está. De momento, la hoja de ruta, empantanada. Y el presidente -y el líder de la oposición- dedican el Debate sobre el estado de la Nación a la retórica parlamentaria en lugar de a la realidad impaciente del sistema financiero. "El Gobierno abrirá una vía de diálogo", afirma Zapatero. Sin prisas.

Por lo demás, Zapatero niega a Uxue Barkos (NaBai) que la eliminación de la desgravación de vivienda tenga relación con el sector financiero. "Lo último que he pensado estos días en los efectos que podía tener en el sector financiero". Se ha pasado de frenada. Porque es imposible que Zapatero no haya pensado en los efectos de la medida en el sector financiero; y si es verdad que no lo ha hecho, es un absoluto irresponsable.

El presidente trata de vender que su preocupación principal es el cambio del modelo productivo. En su opinión, si la desgravación permaneciera en la recuperación económica, los ahorros se destinarían al ladrillo en lugar de a otros sectores más productivos. Quizás olvida que "cuando la construcción va, todo va" y que no hay mejor ahorro para una familia que su propia vivienda.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios