Y que no se calle la boca

ACABA de cumplir 67 y puede decir bien fuerte que por ella no pasan los años. La más que adorada por todos Meryl Streep se encuentra en plena madurez y parece que los años no hayan hecho mella en ella. Sólo la experiencia que otorgan los años se dejan ver en esta mujer que hace ya bastantes que dejó la juventud atrás.

Empezó en el mundo del cine en 1977 con la película Julia y desde entonces ha sido un no parar. Con una belleza particular para muchos, ella no se consideraba una mujer del todo atractiva, algo que la llevó a cargarse de inseguridades. Ya se sabe, en Hollywood si no eres guapa a rabiar se te cierran muchas puertas. Pero ella era talentosa -y lo sigue siendo, qué narices- y logró demostrar al mundo entero que las caras bonitas sólo sirven para agradar la vista, que lo importante es lo que uno vale. Sus dotes para la interpretación han quedado más que reflejados en películas como Kramer contra Kramer, La decisión de Sophie o La dama de hierro, con las que se hizo ganadora de tres Oscar. Aunque ella, polifacética y camaleónica -lo que cabe esperar de cualquier actor, aunque no estemos muy acostumbrados a ello- también supo hacer suyos los papeles en películas como Los puentes de Madison -el sofocón hecho película- Memorias de África, o las más recientes El diablo viste de Prada y Mamma mia!.

Pero lo que de verdad la hace única es el grado de compromiso que tiene con la sociedad. Fiel a sus convicciones y sabiéndose referente por ser famosa, Streep es una abanderada de los derechos humanos y lucha de incansablemente por los de la mujer. Aplaudió y celebró las palabras de Patricia Arquette en los Oscar de 2015 en los que invitaba a la mujeres a reivindicar su papel en el mundo y no ha dejado de trabajar por el empoderamiento femenino. Su posición privilegiada y la poca vergüenza que se tiene con el paso de los años le permiten ese comportamiento, dirán algunos. Pero privilegiados y maduros hay un puñado y ella, ella es de las pocas que no se callan la boca.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios