Punto de vista

josé Ramón / del Río

El candidato del PP

ACABA de celebrarse la Interparlamentaria Popular, que reúne a los parlamentarios del PP en todas las cámaras. Es la reunión de electos más numerosa que puede celebrarse en España, gracias al voto mayoritario que en todas las elecciones obtuvo el PP. En su clausura se ha emitido un comunicado en el que declaran su firme apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy y a la política seguida. Se esperaba de esta reunión algo más: la designación del candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, porque cuando dimitió Arenas como presidente regional se dijo que el nombramiento de su sustituto, el alcalde de Sevilla, Zoido, no implicaba su automática designación como cabeza de lista en las elecciones venideras, ya que el mentado renunciaba a serlo, por su compromiso con la Alcaldía de Sevilla. Entonces se dijo que la designación no corría prisa y se anunció que tendría lugar en el mes de octubre.

Pues bien, ha pasado octubre y en este mes de noviembre, en la buena ocasión de una reunión de todos los parlamentarios populares en Córdoba, tampoco se encuentra oportuno designar al candidato. Es cierto que el peligro de una convocatoria de nuevas elecciones, sin esperar a 2016, no es considerable, porque el PSOE, caso de celebrarse las elecciones ahora, no alcanzaría la mayoría absoluta y corre el peligro de obtener menos diputados y verse obligado, para gobernar, a un pacto más gravoso que el actual. No obstante resulta chocante que el PP, que en Andalucía gobierna en todas las capitales de provincia y en casi todos los pueblos importantes, por población, que tiene mayoría de diputaciones y el más numeroso grupo parlamentario, no pueda encontrar un candidato que desde ya asuma el papel de contrincante de la socialista Díaz, a la que los últimos acontecimientos, con su crítica a la corrupción y a la gestión de su propio partido, han puesto en el candelero, aunque se eche de menos que no asuma personalmente la cuota de culpas que le corresponden.

Dicen algunos enterados que Rajoy decidirá cuando Arriola le dictamine sobre el perfil del candidato adecuado para ganar. Como dijo Bono, las elecciones primarias en el PSOE han resultado siempre un fracaso, pero de ahí a que un candidato lo decida un gabinete de imagen va bastante diferencia. En definitiva, habrá que esperar a que el electorado pueda conocer el candidato del PP a la presidencia a la Junta. ¿Es que se sigue la teoría de Alfonso Guerra de que con una cabra de candidato también se gana?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios