La ventana

Luis Carlos Peris

De cara a una realidad que se extraña

REMATA hoy julio en tablas y seguirá el verano a toda vela, pero las amanecidas ya no serán iguales para esta ventana que se vuelve a tierra adentro, allí donde al levante le dicen solano. Y se va julio con una luna llena esplendorosa que rielaba anoche en la mar océana para una visión de ensueño. Pero lo que nos queda no tiene por qué ser peor, ni mucho menos. Faltará el mar, que no es poco, pero quien no ha vivido agosto en Sevilla no sabe de la misa la media. Por lo pronto, un bajón espectacular de viandantes, con lo que las calles de esa Sevilla que parece hecha de material infungible y que permanece incólume a pesar de los ataques que recibe desde el puente de mando son como arterias por donde circular hacia un paraíso de silencio e intimismo. Se le dice adiós a este querido pueblo marinero y vuelve a abrirse esta ventana a una realidad cruda, pero añorada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios