editorial

Una carta con muchos mensajes

JUAN Ignacio Zoido ha presentado al presidente de la Junta una lista de exigencias para saldar las "deudas" que, en opinión del primer edil de Sevilla, la Administración regional tiene contraídas con la ciudad y que se ha negado a satisfacer durante años con la complicidad pasiva de la izquierda sevillana. La carta del alcalde al presidente José Antonio Griñán entra de lleno en lo que cabe esperar del modelo de relaciones entre el máximo responsable de una ciudad con los problemas y carencias de Sevilla y el Gobierno de la comunidad autónoma de la que es capital. La mayor parte de las peticiones de Zoido y la exigencia de una entrevista urgente para desbloquear los contenciosos pendientes las suscribiría cualquier alcalde fuera del signo político que fuera. No está mal que Sevilla tenga un alcalde reivindicativo y exija lo que sea justo para su ciudad. En ese sentido, la toma de postura de Zoido entra dentro de lo que podríamos denominar sus obligaciones constitucionales. Pero si hay un campo de la actividad humana en el que los tiempos y los modos cobran especial relevancia es la política y la carta del alcalde al presidente de la Junta es toda una declaración de intenciones políticas. Lo es por el tono elegido, por el momento escogido para hacerla pública y por elementos tan significativos como haberla dado a conocer a los medios de comunicación antes de que llegara a conocimiento de su destinatario. Zoido ha decidido iniciar la precampaña electoral y pondrá toda la carne en el asador para ayudar desde el Ayuntamiento de Sevilla a que Mariano Rajoy llegue a La Moncloa y Javier Arenas a San Telmo. Además cumple cien días de gobierno y necesitaba pegar un puñetazo encima de la mesa para hacerse notar ante un inicio de mandato que se le ha presentado con más complicaciones de las que preveía. Está en su derecho y, como decíamos al principio, la reivindicación será siempre buena para Sevilla, como lo será también que su alcalde sea extraordinariamente prudente en la administración de sus intereses partidistas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios