La ventana

Luis Carlos Peris

La cera como repelente para molestos ciclistas

ALERTABA acertadamente Juan Luis Pavón ayer mismo de los peligros que representarán los pavimentos encerados para los ciclistas, para la cantidad de ciclistas que pasean por Sevilla, sobre todo para los muy inoportunos que invaden zonas únicamente peatonales. Zonas que se han peatonalizado para el uso y disfrute de la ciudadanía de infantería y no para esos imitadores de Indurain que surcan Tetuán como si Tetuán fuese la ruta de una crono o las estribaciones del Alpe d'Huez. La superioridad ya ha dicho que prohibe a estos molestos individuos que circulen con sus bicicletas por lugares exclusivos del peatón, de ese peatón al que le forman la de dios es Cristo cuando osa invadir el carril bici y se interpone en el camino de un ciclista. A ver si la cera, tan molesta también en los zapatos del peatón, sirve de efecto intimidatorio para que los Indurain se vayan a sus carriles con cuantos tienen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios