Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El cierre en Heliópolis, guinda de otra sabatina

AMANECE otro sábado para una nueva vuelta de tuerca a la Liga. Real Madrid, Atlético y Barça bajo la ineludible obligación de no dejarse un solo pelo en la gatera y con la particularidad de que el último acto se anuncia en Heliópolis. Otro sábado para el culto a la cafinitrina y la adicción al frasco de las sales con la Liga en ese pañuelo donde sólo cabe un punto, un solo punto cuando son nueve los que aún deambulan por el aire.

Todo arranca en Anoeta a la hora en que comenzaban los partidos en nuestra infancia, sigue en el Calderón con la visita del Rayo y acaba al final de la Palmera en su margen derecha. Gran sabatina, una más, con todo lo más valioso de la Liga jugándose en seis horas y cuarto, ni más ni menos. Dos de ellos habrán de mirar con un ojo el botín liguero mientras que mirarán con el otro al martes muniqués y al miércoles del reto que supone arrancar de cero con el City.

Se cierra la cosa en Heliópolis y a eso vamos. Se diga lo que se diga, el que juega con blancas en este sprint frenético es el Barça y el Barça es quien comparece aquí para jugarse los cuartos con el Betis. Jugarse los cuartos con un Betis en estado depresivo tras su mal rollo del domingo en Nervión. No sé cómo andarán las apuestas, pero me imagino que un triunfo bético, o un empate, cotizará al alza más millonaria en los corrillos, en todos, absolutamente todos los corrillos.

Y entre el enfado de la fiel infantería bética por razones obvias y el estado febril de un equipo que es considerado el mejor del mundo en mucho tiempo, el pronóstico queda claro. ¿Quiere eso decir que no hay por qué jugar ese partido? No, qué va. Fútbol es fútbol y aunque ciertas voces béticas muy autorizadas reconocían tras el derbi la inferioridad manifiesta del equipo respecto al eterno, lo que la haría sideral en comparación con el Barça, el partido ha de jugarse.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios