desde mi córner

Luis Carlos Peris

Dos citas para una vida mejor

Tanto el choque en Vallecas a una hora típicamente vallecana como la visita astur invitan al optimismo

ARRANCA la cuesta para los nuestros en este domingo segundo del inquietante bisiesto con dos partidos aparentemente asequibles. No fáciles, que aquí en este fútbol que nos toca vivir cuaqluiera es capaz de hacer un reloj que, además, funcione. Asoma un enero complicado, derbi incluido más un trabajo añadido para el Sevilla con la Copa del Rey, y todo empieza con el equipo sevillista compareciendo en Vallecas a la hora en que siempre fue horario vallecano. En Vallecas existen dos tradiciones deportivas, una es la San Silvestre y otra muy arraigada también es la de jugar a las doce del mediodía.

Y a esa hora tan vallecana saltará el Sevilla de un Marcelino García nuevamente cuestionado y al que ni siquiera la edulcoración que el presidente hizo del partido de Mestalla le ha exonerado de culpa ante la clientela. Llega el Sevilla a Payaso Fofó s/n con una sensación agridulce. Agria por el mal partido de Valencia y dulce por la inyección de optimismo que le ha insuflado el retorno a casa de José Antonio Reyes. La vuelta del utrerano ha sido un cataclismo anímico que ahora ha de refrendarse en las distintas canchas que el Sevilla habrá de hollar para ir a la caza y captura de unos éxitos muy cercanos en el pasado y muy deseados para el futuro.

Y por la tarde, a la exótica hora de las ocho menos cuarto, el Betis ha de iniciar enero ante uno que juega a lo mismo que él, a que el próximo curso sean el Camp Nou y el Bernabéu destinos ligueros en vez de Montilivi o El Arcángel. Llega a Heliópolis el Sporting del gran Manolo Preciado y aguarda el Betis de siempre, sin un solo refuerzo, sólo con la novedad de la ausencia de Tosic, un futbolista que rompió en la mayor frustración para una afición experta en frustraciones. Empieza el año, arranca la cuesta y tanto la visita a Vallecas como recibir al Sporting deben ser resueltos con éxito para que el futuro pierda negruras y gane optimismo en ambas orillas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios