Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Más coca

EL monstruo de El internado está recién sacado de la película El hombre elefante y tiene también un aire presidencial. La serie de Antena 3 deshizo, por fin, uno de los nudos, el del gnomo incomprendido, oculto y criado en las mazmorras, como si fuera un habitante con máscara de hierro. Ya hace cuarenta años el personal se moría de miedo con Belphegor, el fantasma del Louvre. La originalidad de El internado, que la convierte, con diferencia, en la mejor serie española del año, radica en su falta de originalidad: todas sus premisas están más vistas que el tebeo de Los Simpson, pero se le ha dotado a todo de una atmósfera diferente. Lo que podía haber sido una ficción de niñatos entrometidos, a lo Hollister, con el debido presupuesto se ha convertido en un mosaico de secretos inconfesables que tiene cuerda, y cuerdas de anudar, para rato. Es una compensación que Globomedia se vea obligada a producir hasta el estiramiento Los Serrano, pero que también haga esfuerzos por hacer algo distinto como la Laguna Negra, algo más grande que El pantano.

Después de que el monstruo fuera abatido, Antena 3 largaba un reportaje sobre todas las caras de la cocaína, desde un recluso a una pandilla de inglesas sobradas de calorías que arramblan Benidorm. El programa andaba sobrado de sensacionalismo pero resultó curioso el test que aplicaron a los servicios de lugares dispares. Aplicando una solución a la tapa del váter se llegó a la conclusión de que no hay cocainómanos ni en el Senado, el Parlament catalán, el Ministerio de Medio Ambienten, ni en la facultad madrileña de Periodismo. Los restos de coca afloraron en una biblioteca pública, en el museo del Prado y en la Maestranza sevillana. El examen se hacía un tanto aleatoriamente, con pocos escrúpulos científicos y con una infografía poco clara, pero Jorge Javier Vázquez, tan bien informado, también debería dar su opinión.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios