La ventana

Luis Carlos Peris

Se confirma el solsticio como suplicio

CASUALIDADES de la vida, qué cosa eso que coincida la apertura del plan de tráfico navideño con la llegada de unas lluvias que harían palidecer de envidia a los monzones y a su puñetero padre. Y mira que se han hecho esperar las lluvias, como diciendo a ver si esta gente acaba las obras para entrar en escena. Pero las obras no terminaban y, claro, dijo el del grifo no puedo esperar más y agua va aunque las calles sigan desventradas y todo continúe patas arriba. Ayer empezaron a caer las canales y hoy arranca el plan de tráfico con lo que conlleva de atascos por las dichosas prohibiciones, que no falten las prohibiciones. Obras, lluvia y plan demoníaco que más parece ideado por el enemigo que por quien tiene la obligación de que la sostenibilidad se sostenga o como se diga eso. Y a todo esto, los taxistas instalados en su perpetuo cabreo para que el solsticio sea más suplicio que tiempo para disfrutar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios