la esquina

José Aguilar

La conjunción de Pajín

OBAMA ha puesto a España como ejemplo. Bueno, como ejemplo de lo que no se debe hacer, pero ejemplo al fin y al cabo. Ha sido en el afamado show televisivo de Jay Leno donde el presidente de Estados Unidos, hablando de la falta de reacción de Europa ante la crisis, se detuvo expresamente en nuestro caso: "En España, cuando estalló la burbuja inmobiliaria, no se reaccionó con rapidez. Como consecuencia, ha tenido muchos problemas para obtener préstamos".

Comoquiera que la tardanza española sí que cabe atribuírsela en buena parte al presidente Zapatero, hay que deducir que Barack se ha desentendido de cualquier semejanza con nuestro José Luis. De este modo destroza unilateralmente el orgasmo metafórico experimentado por la ex ministra de Sanidad y ex secretaria de Organización del PSOE Leire Pajín al anunciar la auténtica conjunción planetaria que se había producido al coincidir en el tiempo las dos presidencias a ambos lados del Atlántico que estaban llamadas, cada una por su lado, a revolucionar la historia del mundo.

No sé si lo recordarán. Fue en junio de 2009, con casi dos años de crisis a cuesta, cuando doña Leire, con innegable intuición, se percató -y así lo comunicó a una audiencia atónita- de la coincidencia entre el liderazgo de Barack Obama, elegido en USA unos meses antes, y la presidencia europea de José Luis Rodríguez Zapatero. Cierto que Zapatero sólo iba a presidir la UE en nombre de España y por riguroso turno rotatorio, pero ¿quién se iba a fijar en este detalle? Estaba claro que la personalidad del presidente de España en su segundo cuatrienio -y efímero presidente de Europa- iba a impregnar toda la política comunitaria. Y no sólo su personalidad: por entonces España estaba a punto de adelantar a Francia en renta nacional y se disponía a acabar con el paro endémico. Ejemplo mundial.

Luego ha resultado que estábamos siendo ejemplo, sí, pero de autismo y parálisis ante la crisis. Imposible que Leire Pajín, cráneo privilegiado y lumbrera de la filosofía política, fuera a estropear, por una burbuja de nada y unos Lehman Brothers lejanos, su genial hallazgo de la conjunción llamada a cambiar la historia del planeta. "Estados Unidos y Europa, dos políticas progresistas, dos liderazgos, una visión del mundo, una esperanza para muchos seres humanos", declaró sobre el fenómeno. Como los grandes visionarios y los adelantados a su tiempo, la ex ministra alicantina fue una incomprendida en aquel momento, teniendo que sobreponerse a la suficiencia de los escépticos y a la mala baba de los agoreros.

Hoy, tres años después y gracias al recordatorio de Obama en la tele, Leire sólo ha de superar la rechifla general. Planetaria, en efecto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios