PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La crisis cambia gobiernos

LAS primeras eleccciones con plena conciencia de crisis dan pie a cambios de gobierno. Ya había crisis hace un año cuando en Andalucía teníamos que elegir gobierno nacional y autonómico, pero unos la ocultaban y muchos no querían verla. El problema vasco por la amenaza etarra, que a todos nos concierne, y que proscribe de facto las libertades de muchos compatriotas en sus pueblos, nos interesa más en Sevilla que la reiteración de la hegemonía del PP en Galicia y el batacazo de la coalición PSOE-BNG teniendo a su favor elmanejo del poder y el desgaste del PP por los casos de corrupción.

En el País Vasco la crisis le ha endosado su factura a los compañeros de viaje de Ibarretxe en un viaje a ninguna parte, a cambio de vivir el lujo de repartirse el poder y ahondar la decadencia económica de su tierra. Los vascos no se han acordado mucho de Solbes cuando han votado a Patxi López.

La aritmética permite por un solo escaño, el del partido de Rosa Díez, que al fin pueda formarse un gobierno tan vasco como los que ha encabezado el PNV durante 30 años, pero compuesto únicamente por partidos implantados en toda España. Pero no hay que vender la jubilación de Ibarretxe antes de cazarlo. A Zapatero puede entrarle el miedo escénico de temer que el PNV se eche en la oposición al monte del radicalismo. Puede conformarse con moderar a los peneuvistas compartiendo con ellos un gobierno que entierre los planes soberanistas, garantizándose así su condición de bisagra en el Congreso.

Para el porvenir vasco, y para la democracia española en su conjunto, puede ser muy saludable vivir por vez primera la experiencia de un importante pacto de gobierno entre PSOE y PP. Aunque se digan perrerías a diario en toda España por asuntos importantes o por tonterías, la magnitud de la crisis les obliga a compaginar la dialéctica cainita con pactos esenciales para estabilizar la nación. Y cuál mejor que dirigir a la Ertzaintza para acabar con ETA y garantizar que las ikastolas eduquen para la paz y no para el odio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios