El medio centro

Carlos G. Izquierdo

Un delincuente en la cárcel

Cuesta ver que en varios estadios españoles se exhibieran pancartas en favor de Santos Mirasierra

CON todo lo que ha sucedido durante años en los campos de fútbol Sevilla y de España con la lacra de los grupos ultras cuesta ver, como sucedió ayer en algunos estadios de Primera y Segunda División, pancartas a favor de un delincuente y en contra de una Administración de Justicia de un Estado de Derecho y profundamente garantista como es la española. Y no sólo cuesta ver que unos cuantos energúmenos signifiquen su ignorancia con tales pancartas sino que cuesta entender que los dueños de los recintos deportivos, los clubes, permitan que se exhiban alegremente.

Por mucho que les cueste entender a los cafres, la gran noticia llegó el pasado viernes al condenar el juzgado de lo penal número 20 de Madrid al tal Santos Mirasierra, de nacionalidad española, que nadie lo olvide, a tres años y seis meses de prisión como responsable de un delito de atentado a agentes de la autoridad con uso de instrumento peligroso en concurso ideal con un delito de lesiones y como autor de una falta de lesiones. Es decir, que agredió y lesionó a un policía como ha quedado demostrado en multitud de imágenes que lo retratan.

Esto, que es una grandísima noticia, ha causado mucho revuelo entre los grupos de indeseables que pueblan parte de los campos de fútbol domingo tras domingo. Revuelo quizá por aquello de ver peladas las barbas del vecino y comprobar que comienza a aplicarse la tolerancia cero con los delincuentes que usan el fútbol como tapadera del fascismo. Revuelo quizá porque su coartada de proclamarse amantes hinchas de sus equipos empieza a resquebrajarse. Y es que resulta que cuantos más delincuentes de este pelaje den con sus huesos en la cárcel, menos estarán dentro de los recintos deportivos y más tranquilamente se podrá disfrutar del fútbol y de la vida, que es lo que realmente importa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios