EL Rey presidirá hoy en Sevilla, junto a 2.000 invitados de la política y del sector aeronáutico, el acto de presentación al mundo de la primera unidad ensamblada del A400M, considerado el avión militar de transporte del siglo XXI, fruto de la cooperación de nueve países y exponente de la pujanza de la industria aeronáutica europea. Nuestra ciudad, que fue pionera en tantos hitos de la historia de la aviación española, se consagra así como un incipiente aún pero esperanzador tercer polo aeronáutico continental, junto a Hamburgo y Toulouse, al albergar la planta de montaje de este modernísimo aparato, del que hay contratadas 192 unidades para los ejércitos de las naciones participantes en el programa militar. Así pues, hay carga de trabajo asegurada hasta el año 2021, pero el efecto llamada que tendrá la puesta en servicio del avión augura una demanda estimada en al menos 400 unidades para las fuerzas aéreas de naciones no europeas, con lo que el ensamblaje se prolongaría hasta bien entrado el primer cuarto de siglo. De cumplirse las expectativas, se multiplicaría el efecto que de forma directa generará el A400M en la economía sevillana, cifrado hasta ahora en 1.000 empleos estables y 33 millones de euros anuales. No debe olvidarse, empero, que el A400M es mucho más que una planta de montaje, ya que a su alrededor se configura un centro de entrega de los aviones y una escuela para la formación de los pilotos. Además, la elección de Sevilla para la ubicación de la factoría es lo que ha permitido que cuajara a su alrededor el parque industrial especializado en empresas del sector aeronáutico Aerópolis, acogido en principio con el típico escepticismo, por la impaciencia de verlo construido de inmediato, en un síndrome similar al miedo al vacío de Cartuja 93 en sus orígenes, y que hoy es una esplendorosa realidad, con 35 empresas instaladas y una demanda tal que ya se proyecta la primera ampliación. Asistimos, pues, al despegue de un sector de futuro, que incorpora I+D continuamente y que precisa de personal de alta cualificación. Ojalá que a la sombra del A400M surjan multitud de iniciativas nativas que vuelvan a poner a Sevilla en el mapa de la aeronáutica mundial.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios