La ventana

Luis Carlos Peris

El despropósito puede multiplicarse

DESPROPÓSITO al canto, no cabe arreglarlo con un despropósito más. Viene a cuento por el palmetazo que nos va a dar la Unesco si es que no se tira la dichosa Torre Pelli y la madre que la trajo al mundo. La torrecita de marras nació de nalgas y contra natura, pero ya que ha nacido no es cuestión de enterrar el dineral gastado porque a los mandarines de la Unesco les salga del alma. Si la Unesco decide que el Alcázar y la Catedral con su torre magnífica no son patrimonio de la Humanidad, a ver qué coño sí lo es. Ni impacto ambiental ni gaitas, la Pelli de las narices es un despropósito por lo que ya ha costado y porque urbanísticamente es un pecado mortal agravado por el insoluble problema de tráfico que originará en una zona ya saturada. No sé qué solución se tomará, pero lo de tirarla es de una frivolidad increíble, como frívola es la Junta al dejarle todo el marrón al heredero de su muñidor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios