La ventana

Luis Carlos Peris

Un drama en el centro de la ciudad

ERA ya octogenario y estaba pujante, con mucha vida, cuando un día se produjeron unos desprendimientos que obligaron a la clausura. Gracias a Dios, la piscina estaba desocupada y no ocurrió una catástrofe, pero procedía la clausura. Entonces se creyó que sería temporal a la espera de la compostura, pero el mal era importante y había que ir a una rehabilitación costosa. Tres años después, y en vista de que la financiación no ha llegado, el Club Natación Sevilla ve cómo se firma su acta de defunción. A los ochentaicinco años de su inauguración, ese crisol de deportistas en el centro de Sevilla desaparece para siempre. Lorenzo Muñoz, Abad, los Galiano, Paquili, Fernando Oliveras, Manolo Regato, Fernández Quirós, Manolo Alés, tantos y tantos deportistas que lustraron la historia del club de Trastámara andarán preguntándose por qué se vive este drama.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios