Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Las enseñanzas de una debacle

La derrota fue muy dolorosa, pero no cabe olvidar que seguimos siendo los campeones del mundo a pesar de ella

DIGERIDA mal que bien la dolorosa derrota en el Monumental bonaerense bajo los efectos del mejor bálsamo existente, el tiempo transcurrido, hay que dejar bien claro que fue un tropiezo de los que duelen, pero que no debe tener otras consecuencias que una lectura adecuada. Una lectura que sirva para no repetir errores como el de antier noche en el campo de River y que, por supuesto, ayude a conservar como el oro un prestigio ganado con todo merecimiento, pero que no está al socaire de tempestades como la soportada ante la albiceleste, ante un equipo que, como se esperaba, salió con el cuchillo en la boca.

Cuando el del cuchillo en la boca se encuentra con un rival que anda ante el espejo dándose los últimos retoques para mostrarse en público pasa lo que pasa, lo que pasó en un cuarto de hora infamante. Daba la impresión de que España continuaba embelesada por la larguísima versión del himno interpretado en los prolegómenos y Argentina nos pasó por encima para dejarnos K.O. en un simple pestañeo. Parecía que el equipo estaba gustándose arrobado por la concesión del Príncipe de Asturias y así salió la celebración, que vaya manera de compaginar dos cuestiones tan opuestas como son un premio magnífico y una derrota deshonrosa.

Todo se concatenó para que las cosas saliesen torcidas en Buenos Aires y donde menos debe incidirse es en la alineación. Empezando por la desgracia del resbalón de Reina o por la pasividad de todo el sistema defensivo sin olvidar que no sólo el portero y los zagueros componen el sistema defensivo, las sensaciones que ofreció el equipo español fueron dolorosas pero perdonables. Aun sacando las debidas enseñanzas, no conviene olvidar que los campeones del mundo somos nosotros y no esos argentinos que se tomaron el partido tan en serio y que ahora gozan por ese gozo que se les escapó en Sudáfrica y que tanto nos hizo disfrutar a nosotros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios