El mentidero

José Joaquín León

Las entradas de la final

CONSEGUIR entradas para la final del Carnaval de Cádiz en el Teatro Falla no es imposible. En realidad, este año estaba al alcance de todos, siempre que tuvieran paciencia. Primero había que inscribirse en una lista, en la que se apuntaron más de 16.000 personas para optar al aforo que sale a la venta en el Teatro Falla, que roza las mil localidades. Después debían conseguir la venta de verdad por internet el pasado lunes. Otras veces lo decían por sorpresa, pero esta vez lo advirtieron y el sistema informático quedó colapsado durante siete horas. Pero entre colgadura y colgadura fueron cayendo entradas. Quienes tuvieron más paciencia y humildad se las llevaron.

Así estaban en la noche de ayer a la final, junto a los que siempre van a la final sin ponerse en una cola ni mover una tecla del PC. En teoría, cualquier ciudadano del mundo puede acceder ya por internet a las entradas del Teatro Falla. Pero sólo se puede hacer con normalidad para la fase preliminar. En cualquier caso, el sistema ha mejorado, pues el de antes consistía en formar colas desde varias noches antes y enviar a los antidisturbios para que dieran palos a los que intentaban romper las colas, a mayor gloria de la reventa.

Otros años sortearon las entradas de la final. Ahora han vuelto a surgir voces pidiendo el sorteo. Para ahorrarse algunas quejas se les ocurrió inventar el festival de hoy en el Falla, en el que cantan los premiados. Pero esto es como repetir la final de la Copa cuando ya se sabe quién ha ganado.

Las entradas de la final son un clásico del Carnaval, todo un mito. Por eso, el concejal de Fiestas, Vicente Sánchez, ya sabe que todos los años pedirán su dimisión. Y van cambiando el sistema, a ver si alguna vez protestan menos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios