la otra tele

Hyde /

En el epicentro del drama

NO hay experiencia peor en la vida que la muerte de un hijo. Si además ésta es violenta debe tratarse del infierno en la tierra. La cadena de pago AMC nunca hace series fáciles, y en su última producción, The Killing, nos sumerge en el asesinato de una adolescente, en el drama familiar que provoca y en la investigación policial que intentar hallar al culpable. A priori no parece un tema nuevo, y de hecho se trata de una versión de la exitosa serie danesa Forbrydelsen. Pero como todo lo que hace esta santa televisión que tenemos en un altar, esta serie nos lleva a donde nadie nos había llevado antes, cual Star Trek.

El capítulo doble con el que se iniciaba este domingo uno de los estrenos más esperados del año en Estados Unidos es sencillamente demoledor. Hay que remontarse a Mystic River de Eastwood para experimentar algo parecido. Los actores Brent Sexton y nuestra querida y pluriempleada Michelle Forbes están magníficos como los padres de la víctima. Pocas veces hemos asistido en televisión a una escena tan desgarradora como la que vivimos, casi en primera persona, en el hogar de los Larsen. El piloto, in crescendo, nos lleva desde la preocupación inicial por el paradero de su hija Rosie hasta el cataclismo de la confirmación de lo que se temían: sí, lo peor ha ocurrido.

La protagonista de The Killing es Mireille Enos, una desconocida para el público español pero veterana en televisión, con papeles en series como Big Love. De momento perfecta al trasladar la fría y cansada mirada de quien lleva ya unos cuantos años, demasiados, en homicidios. También resulta muy acertada la elección del escenario, aunque se abuse del tópico de la lluvia: Seattle y Puget Sound, amén de uno de los lugares más hermosos del planeta, también puede ser uno de los más complicados para encontrar a un asesino.

Breaking Bad, Mad Men, cuya quinta temporada tendremos que esperar con ansiedad hasta marzo de 2012, la malograda pero estupenda Rubicon y la nueva The Killing confirman a la AMC como la mayor competidora de la HBO, como una cadena con factura e identidad propias en las que si acaso desentona un pelín The Walking Dead, que no está mal y sin embargo constituye su mayor éxito de audiencia. El listón está cada vez más alto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios